LAS PALABRAS.

Las palabras tienen la fuerza de doblar voluntades,
arrancar sonrrisas
y secar lagrimas.

Somos palabras.

lunes, 10 de junio de 2019


QUERIDO PADRE. Aun conmigo.
(Se te olvido despedirte.)



Y al mirarte, no te veo.
¡Padre; Siempre Padre!

Siempre al mando, 
Afrontando las mareas, peleando contra el viento.
Compartiendo el buen tiempo.

Creo; que aprendí a ser mejor persona, 
Compartiendo tu tiempo, conociendo a tus amigos.
Viviendo tu momento.

Partiste al poco tiempo.
Tal y como le prometiste.
¡Cariño, ya mismo estoy contigo!

Se lo dijiste apretando su mano,
Con lágrimas en los ojos
Y aquella impotencia, que te rompió por dentro.

Hoy, nueve años después,
Aún recuerdo tu dolor, la única vez que te vi caer.
Aquí quedo una parte de ti.
Pero tu corazón, partió con ella,
Con la que fue tu vida.



Nunca te rendiste COMPAÑERO.